2017 Mayo

0:00h. Llegó el momento. Km 0

El momento llega y nos colocamos en el último cajón de salida, justo detrás de la liebre de 2h. Sólo hay un par de filas más de playeros detrás de nosotros. Somos realistas hasta a la hora de posicionarnos.

Disparo de salida y un –venga chicos, nos vemos en la meta-. Unos metros caminando hasta que se deshace el tapón de 2000 y pico corredores que van delante.

Empezamos a correr tranquilos, voy con mis cuatro compañerxs, todos juntos y casi al mismo ritmo. Se me va deslizando un gel y, después de varios intentos por colocarlo, decido llevarlo en la mano.

 

Enfilamos ‘la pecuaria‘ adelantando a la liebre de 2h y vamos viendo a los fieras que ya van de vuelta al otro lado de la mediana, nos llevan unos 2km de ventaja. Me encuentro bien, la ida pica para arriba y casi no lo noto, llego animada a la rotonda del Piqueru donde damos la vuelta y sé que descenderé lo que acabo de subir, acelero el paso. 5:35 el primer km, 5:24 el segundo, 5:18 el tercero y 5:03 el cuarto.

LLegada a la rotonda de Albert Einstein, me he quitado unos 4 km de encima y psicológicamente voy sobrada, sólo quedan 17 (¿¡sólo!?). Noto mis músculos calentar. El ambientazo es fantástico. Familias enteras animando a los suyos y a los ajenos, corredores que hoy no corren infundiendo valor, multitud de personas viendo pasar hordas de zapatillas y camisetas flúor.

liebres MMGijon2017

Km 7.5

Me salto el primer avituallamiento y llego al paseo del Doctor Fleming, 2500 corredores por la ribera del río. Mis compañeros unos pasos por delante. km 6 aproximadamente.

Cuesta del puente del Piles, son sólo unos 30 metros de punteras. Voy bien. Conozco el recorrido y sé que ahora toca subir 800m por la carretera de la Providencia para salir a la ‘LLoca del Rinconín’.

A la mitad de la avda. de José García Bernardo veo el puesto de esponjas mojadas (km 7,5), pica el sol y tengo calor, agarro una al vuelo y la estrujo por la espalda. La tiro a un lado y voy haciendo slalom sobre los cientos de esponjas ya usadas por todos los que van delante. Voy pensando qué harán después con ellas, si se podrán reutilizar para otra carrera; cualquier cosa para desviar la atención de mi cabeza sobre mis piernas o lo que me queda de recorrido.

Te animo a que veas la galería de fotos de la carrera. Pero, más aún, a formar parte de ella.

 

Enfilo el muro de la playa, tengo a mis compañeros unos 200m por delante y veo a nuestras dos animadoras apostadas a la derecha de la carretera aplaudiendo y a grito pelado, las sonrío y las saludo enérgica y muy, muy agradecida.

Avda. de Rufo García Rendueles, lo he hecho cientos de veces así que me dedico a mirar a los fieras que nos cruzamos de vuelta; es impresionante, me llevan unos 6 o 7 km. Mientras voy asumiendo ese hecho, me doy cuenta de que voy por el km 9 y que quiero tomar el gel antes del avituallamiento del km 10. Como lo llevo en la mano lo abro y, sin bajar el ritmo, lo tomo de un trago. ¡Mal hecho!, se me queda atravesado a media tráquea y para peor suerte, al intentar tirarlo en una papelera del muro, se me cae fuera. Lo siento por el personal de limpieza, pero no me quiero arriesgar a parar para recogerlo.

 

Km 10

Mis pies tocan el empedrado de la Plaza Mayor donde está el segundo avituallamiento. km 10. Llego esperando bajar esa burbuja de gel con un par de tragos de agua. Hago contacto visual con uno de los desinteresados voluntarios del puesto y asiento con la cabeza mientras me acerco. Me ve y estira el brazo con la botella que espero me quite el dulzor de la boca y el pringue de las manos. Está claro que no sé beber en marcha, la mitad del agua se me cae por la barbilla. Unas zancadas después lo vuelvo a intentar con el mismo resultado, en fin, espero que sea suficiente agua para que el gel haga su efecto, si es que termina de bajar al estómago y sea suficiente hidratación para llegar a meta, de momento no me rindo.

Al llegar a los Jardines de la Reina escucho chumba-chumba de unos altavoces a través mis auriculares. Según mis cálculos estoy a mitad de carrera y esa debe ser la animación de una meta volante. Me quito un auricular para disfrutar del ambiente y sonrío a un hombre que está desgañitándose animando a todos los que pasamos.

 

Recorro el muelle sin pena ni gloria y voy alcanzando mi segundo tramo psicológicamente comprometido. La subida de Mariano Pola.  Noto una presencia a mi lado, supongo que es alguien que me adelanta pero no, se queda a mi lado. Giro la cabeza y me alegra ver a una fantástica persona que me animó a correr dos años atrás y que sigue ahí. –¿Vas bien?– me pregunta. Le respondo que sí. –¿quieres que te acompañe?-me vuelve a preguntar. Le respondo enérgicamente –no, no, no, tira!! – sonrisa de ánimos y se despide con un –nos vemos en la meta-. No tardo en perderle de vista.

Enfilo Mariano Pola, voy subiendo y me encuentro bien. Miro mi M400 y veo que voy a 4:40. Lo primero que pienso es que mi cacharro se ha vuelto loco. Como no conozco esa parte del recorrido, sigo subiendo la Avda. Galicia esperando ver a qué altura giran los corredores que van delante.

Giramos en la C/Rosalía y me doy una palmada mental, ¡tramo psicológicamente comprometido superado!. En ese momento sé que empieza el regreso a meta y me anima.

Km 13. El temido ‘muro’

A mitad del km 13 empiezo a notarme MUY cansada y con la sensación de que no avanzo, además tengo una ampolla en el puente del pie derecho. Cada vez voy más lenta y eso que voy llaneando. No sé si es porque nunca había corrido más de 14km y mis músculos se creen que voy a ordenarles parar o porque ha llegado la hora del famoso ‘muro’. Miro mi tiempo, efectivamente voy más lenta y no voy bien. Decido seguir, intento que mi cabeza no se convierta en mi enemiga y voy tirando de mí misma utilizando los ánimos de la gente como pildoritas de energía.

Llevo un par de km desde que empezó el muro y parece que a cada paso, algún cab…le va poniendo más piedras. Voy por el km 16 y compruebo que mi sensación de lentitud no es sólo una sensación, 5:44 marca mi reloj.

En la calle San Bernardo alcanzo a uno de mis compañeros y me extraño, me llevaba ventaja y tiene bastante mejor ritmo de carrera que yo. Veo que no va bien, su cara lo refleja, así que me pongo a su lado y le pregunto. Me señala su Polar y me dice que va pasado de pulsaciones y que tire. Le pido confirmación, no me quiero quedar a su lado si eso le va a hacer sentir peor, pero no quiero dejarle solo si necesita apoyo. Me repite que tire, así que confío en su palabra y sigo a mi ritmo.

Algunos ni me miran, otros sonríen resignados y otros casi parecen gruñir

De nuevo el paseo de la playa. De repente, como por tocada por un hada, empiezo a notarme bien . Evalúo la sensación y efectivamente, vuelvo a tener fuerzas. Concluyo que el gel ha hecho su efecto y cuál botella de champán descorchada, empiezo de nuevo a acelerar.

Eufórica por mi dosis de energía, a lo largo del muro voy animando a corredores que ya van caminando. Algunos ni me miran, otros sonríen resignados y otros casi parecen gruñir.

Plano de puntos cardioprotegidos

La Media Maratón Gijón Villa Jovellanos busca en esta séptima edición ofrecer un plus de seguridad al corredor mediante la inclusión en recorrido de “puntos cardioprotegidos” dotados de desfibriladores.

Km 17

Voy adelantando a corredores, 5:23 me chiva mi Polar, llevo unos 17km encima y soy consciente de que, ¡jod.., lo estoy disfrutando!

En la rotonda del Piles nuestras dos animadoras siguen al pie del cañón, esta vez al otro lado de la carretera. Medio en serio medio en broma prometieron no hacer fotos después del km 10 para no quebrar nuestra dignidad y lo están cumpliendo. Eso sí, dan voces y aplauden como las locuelas que son. Sé que el año que vienen llevarán un dorsal.

Km 18 y llegada al Molinón, veo Las Mestas al fondo y sé que que llega el tercer tramo psicológicamente comprometido. Hay que alejarse de la meta dando un rodeo de 3km. ¡A la mierda el sufrimiento mental! yo voy a seguir disfrutando.

Rodeo la plaza de Toros, último kilómetro y medio. Ahí es donde fluyen las reservas energéticas producidas por la euforia de la llegada. Acelero y me doy otra palmadita mental, –ya está, ya lo tienes– me digo.

Últimos 400m.

A 100 metros de la entrada al velódromo de las Mestas me encuentro con un montón de gente aplaudiendo a los que pasamos. y más y más gente que estrecha el paso en la pequeña cuesta que da acceso al velódromo.

Entro y la sensación es fantástica, el ambiente es fantástico, gente en las gradas animando, niños que saltan a la pista para cruzar la meta de la mano de su padre o madre, finishers sonrientes y agotados dando buena cuenta del avituallamiento de meta. Hordas de familias y amigos dando la enhorabuena a los suyos. Echo el resto y acelero. Decido darme un chute de ego y ver a cuántos soy capaz de adelantar en los últimos 300m. No creáis, no son tantos, alguno más eufórico que yo también me adelanta y me río.

el ambiente es fantástico, gente en las gradas animando, niños que saltan a la pista para cruzar la meta de la mano de su padre o madre, finishers sonrientes y agotados dando buena cuenta del avituallamiento de meta. Hordas de familias y amigos dando la enhorabuena a los suyos

A 50 metros miro el crono de meta. Marca 1:57 y pico. Sé que mi tiempo neto es menor y parece que se me desencaja la mandíbula de la sonrisa, no la puedo contener. No tenía esperanza de acabar, no estaba preparada y ahí estoy.

Cruzo la meta, paro el reloj y paro mis piernas.

Es mi primera media maratón y sé que no será la última. También sé que no volverá a ser lo mismo.

Dos de mis compañeros ya han llegado y vienen a darme la enhorabuena nada más pasar el arco de meta. Fotos, risas, palmadas en la espalda (esta vez físicas) y abrazos.

Voy a por mi avituallamiento y doy cuenta del Powerade casi de un trago. Del resto dará cuenta mi fartón favorito.

Se acabó. Todos hemos acabado. Nos vamos a tomar un cerveza. Nos la merecemos.

¿Y tú vas a correr tu primera media o ya lo has hecho? Deja un comentario abajo si quieres compartirlo conmigo.

 

Es mi primera Media Maratón y sé que no será la última. También sé que no volverá a ser lo mismo.

 

Gracias por leerme y seguir siguiéndome, 

By Mandarina

Si tenéis alguna cuestión o queréis contactar conmigo, podéis utilizar el formulario de contacto que hay más abajo en este post o enviarme un correo electrónico a contacto@ylohe.com.

 


Nota: Utilizo enlaces de afiliados, por lo que alguno de los enlaces de esta página podrían estar remunerados para poder seguir manteniendo este blog. En ningún caso se ve afectada mi opinión por este motivo.

¿Necesitas material de deporte?

 
Siempre estoy buscando ofertas online y los mejores precios.  Éstas son las últimas ofertas y promociones que he encontrado. !Aprovéchalas antes de que finalicen!

Wiggle

Wiggle - Tu tienda de deporte online

under Armour

Banner 250x250 Women

Wiggle

Wiggle.es - Tu tienda de running online

<a href="http://ad.zanox.com/ppc/?43177572C61802522T"><img src="http://ad.zanox.com/ppv/?43177572C61802522" align="bottom" width="250" height="250" border="0" hspace="1" alt="Wiggle - Tu tienda de deporte online"></a>

(* Algunos de estos enlaces podrían estar patrocinados)